antiga artesana entre las 9 mejores cervezas valencianas

Según la revista digital ·Bon Viveur· nos consideran una de las 9 mejores cervezas de la Comunidad Valenciana.

Repasamos las que son a nuestro juicio algunas de las mejores cervezas artesanales elaboradas en las tres provincias de la Comunidad Valenciana. Auténticas joyas que necesitas catar si visitas Valencia y sus alrededores.

A nivel gastronómico, Valencia siempre ha sido considerada como sinónimo de paella, horchata y naranja, pero también es la cuna de grandes marcas de cervezas. Cerveza Turia, tanto la original como su renovada sucesora, siempre ha sido el máximo exponente de la cerveza valenciana, pero desde 2007 ha estallado en la Comunidad Valenciana esa nueva tendencia de las cervezas artesanas, con decenas de microcervecerías repartidas por toda su geografía.

En este artículo pretendemos ofreceros las que son, a nuestro juicio, algunas de las mejores cervezas artesanales de origen valenciano que han aparecido a lo largo de los últimos diez años. Obviamente no están todas las que tienen que estar y la lista está abierta a debate, ya que todo es opinable. Sin más, os dejamos con nuestra selección de mejores cervezas valencianas. No dudéis en probarlas.

Tyris Original

Botella de Tyris OriginalFotografía cortesía de Cerveza Tyris

La Tyris es seguramente la marca de cerveza artesanal más conocida dentro de la propia ciudad de Valencia. Su origen se remonta hasta el año 2009 cuando dos amigos del instituto, y posteriormente compañeros de la Facultad de Geografía de la Universidad de Valencia, volvieron a la ciudad del Turia tras una estancia en Alemania aprovechando una beca Erasmus. Después de empaparse de toda la cultura de cerveza artesanal presente en el país germano decidieron montar en su ciudad natal su propia microcervecería.

Lo que nació con la idea de convertirse en la mejor cerveza artesana de Valencia, pronto se quedó pequeño. Cervezas Tyris ya cuenta con presencia internacional en Estados Unidos, Reino Unido, Italia, Holanda, China y Nueva Zelanda, y además de su fábrica en Riba-roja, cuenta en la capital de la provincia con su propia brewpubdonde los fieles de la marca y turistas de toda índole puedan degustar sus más de 10 variedades.

Y entre esas variedades, debemos destacar la cerveza bandera de una compañía que hoy tiene la capacidad de producir alrededor de 300.000 litros al año. Se trata de la Tyris Original, una cerveza rubia de estilo blonde ale con toques frutales y florales y una graduación alcohólica del 5.0%.

La Socarrada

Fachada de la fárbica de La Socarrada en XàtivaFotografía cortesía de La Socarrada

Si Tyris es la cerveza artesanal valenciana más conocida dentro de la ciudad de Valencia, La Socarrada debe ser la más popular fuera de la región. Da igual a dónde uno viaje, si se acaba hablando de cervezas valencianas de calidad, siempre sale a la palestra el nombre de La Socarrada. Y no sin razón. Nacida en 2010 en la localidad de Xàtiva de la mano de Sergio Iborra y Rafa Suñer, se ha convertido en símbolo internacional de la calidad de las cervezas artesanales valencianas. Aunque con más de 650.000 litros y 2 millones de botellas producidas al año, y presencia permanente en 21 países, pronto tendremos que dejar de usar el término ‘artesanal’ para referirnos a ella.

Ideada como una cerveza ‘mel de romer‘, expresión que hace referencia a algo sublime y casi insuperable, esa miel de romero se ha convertido en el ingrediente diferenciador de esta cerveza, ganadora dos veces del premio a la cerveza con mejor sabor del mundo otorgado por el International Taste & Quality Institute de Bruselas, además de otros muchos galardones internacionales.

Aparte de su evidente toque a romero, planta autóctona de la región de Xàtiva, La Socarrada destaca por ser una cerveza triple malta y doble fermentación, muy al estilo belga, sin pasteurizar ni filtrar y sin nada de gas añadido. Con un contenido alcohólico del 6%, se trata de una cerveza de altísima calidad que parece que haya triunfado más fuera de Valencia que dentro.

Abadía Española Pale Ale

Botella de Abadía Española Pale AleFotografía cortesía de Abadía Española

Quizás menos conocida, y con menos marketing detrás que la Tyris y La Socarrada, Abadía Española es sin embargo una de las marcas de cerveza artesanal más antiguas de España, y por ende de la Comunidad Valencia. Nacida en 2008, algunos años antes del boom de las cervezas artesanales en nuestro país, sus orígenes se remontan al barrio de Benicalap de la capital del Turia, donde 4 amigos ya entrados en edad decidieron empezar a elaborar cerveza a pequeña escala.

Fue en 2012 cuando José y Carmen adquirieron los derechos sobre la marca Abadía Española y trasladaron su fabricación hasta su actual ubicación en La Pobla de Vallbona, a unos 20km del centro de la ciudad. Desde ahí han mantenido la receta original de las tres variedades de Abadía Española (Pale Ale, Lager y 7 maltas), pero añadiendo su propio toque personal a la receta.

Y de entre las variedades de Abadía Española, la que más éxito tiene entre los consumidores es sin duda su Pale Ale, cuya botella además estrena este año un nuevo diseño con colores mucho más claros y tintas flúor para brillar en la oscuridad. Se trata de una cerveza de alta fermentación, de color dorado, con un contenido alcohólico del 5% y amargor medio.

Alegría de Vivir

Botella de Alegría de VivirFotografía cortesía de Cervezas Alegría

Cervezas Alegría es una pequeña cervecera local valenciana ubicada en Massanassa. Como en la mayoría de microcervecerías de nuestro país, la historia detrás de ésta es la de una pareja de jóvenes que con mucho esfuerzo, dedicación y pasión logran pasar de fabricar cerveza en casa en una pequeña olla a hacerla en su propia fábrica. Año y medio después de inaugurar su cervecería, ya llevan fabricados más de 50.000 litros de las diferentes variedades disponibles, algunas de las cuales ya han sido galardonadas en competiciones internacionales.

Entre los productos más notorios de esta cervecería cabe mencionar su cerveza Alegría de Vivir, elaborada con una receta diseñada con motivo del nacimiento del hijo de los dueños de la fábrica, Pablo, y de ahí tan curioso nombre para una cerveza. Se trata de una rubia, de estilo Saison, dinámica, alegre y divertida.

La cerveza Alegría de Vivir se elabora con una levadura especial que ellos mismos cultivan en la fábrica y que es la que le da su sabor y aroma tan característico a especias y frutas. Los clientes más habituales de su taproom, donde también realizan catas y cursos en fin de semana, la conocen como la rubia peligrosa, puesto que el alcohol está tan bien integrado que no se percibe en boca. Hasta que uno intenta ponerse de pie.

Zeta Hop

Caja de botellas de Zeta HopFotografía cortesía de Zeta Beer

Ya os hemos hablado en alguna otra ocasión de la Compañía Cervecera Zeta, una de las fábricas locales valencianas en mayor expansión a día de hoy. Fundada en 2013 por dos ingenieros industriales que se conocieron durante la carrera en la Universidad Politécnica de Valencia, llevan elaborando cervezas artesanales de calidad en la localidad de Alboraya desde entonces.

Trece años después de conocerse en la facultad, Miguel y Carlos, a los que también se les ha unido Guillermo, fabrican cervezas bajo el concepto Tech&Craft, es decir, cervezas artesanales 100% naturales a las que han aplicado todos sus conocimientos tecnológicos, como buenos ingenieros que son, para elaborar cerveza de calidad superior.

Entre sus variedades más conocidas destacan la Zeta Hell y la Zeta Zendra, pero nos gustaría detenernos en su American IPA llamada Zeta Hop. Como os podéis imaginar por su nombre, se trata de una cerveza muy lupulada, y por lo tanto bastante amarga, en la que predominan los aromas y sabores de los lúpulos empleados. Es una India Pale Ale con una graduación alcohólica del 6,7% en la que se perciben diferentes notas cítricas.

Althaia Blonde Ale

Botella de Althaia Blonde AleFotografía cortesía de Althaia Artesana

Para conocer la siguiente cerveza de nuestra lista nos tenemos que alejar algo de la ciudad de Valencia, concretamente 133km hacia el sur, para llegar a la localidad costera alicantina de Altea. En este municipio de la comarca de la Marina Baixa lleva en marcha varios años la fábrica de cerveza artesanal Althaia, que debe su nombre al apelativo griego de esta pequeña ciudad.

Todas las variedades producidas por Althaia Artesana, fabricadas íntegramente en la localidad de Altea, son producto de la imaginación, creatividad, esfuerzo y saber hacer del maestro cervecero Jorge Sánchez, un apasionado de la cerveza que lleva años buscando la mejor receta para combinar agua, lúpulo, malta y levadura con la intención de crear la cerveza mediterránea inmejorable, en perfecto equilibrio con el sol, el mar y la gastronomía valenciana.

Y parece estar muy cerca de conseguirlo con una de las variedades más exitosas de esta marca de cerveza alteana. Su cerveza Althaia Blonde Ale es una cerveza rubia doble malta de alta fermentación, de color pajizo dorado, con una graduación alcohólica del 5,5%, de tonos cítricos sin olvidarnos del sabor de cereal conferido por las dos maltas empleadas. Este mismo año ha sido galardonada con la medalla de bronce en el estilo Blonde Ale en el certamen Barcelona Beer Challenge.

Valentivm Brown Ale

Las tres variedades de cerveza fabricadas por ValentivmFotografía cortesía de Cervezas Valentivm

Valetivm Cerveza Artesana es una pequeña microcervecería artesana ubicada en la localidad de Llombai, en la comarca de la Ribera Alta, a unos 30km de la capital de la provincia, que lleva varios años produciendo tres variedades de cerveza artesanal de alta calidad: Valentivm Blonde Ale, Valentivm Brown Ale y Valentivm Porter.

Antonio, su gerente y maestro cervecero, se muestra orgulloso de que Valentivm pueda ofrecer al público un producto excelente y 100% natural desde su pequeña fábrica, con capacidad para producir unos 1.300 litros cada mes. Todos los productos se elaboran de manera natural, con un control exhaustivo sobre el proceso de elaboración, eligiendo personalmente las materias primas a utilizar, y sin añadir conservantes ni colorantes. Como adelantábamos, 100% natural.

Entre las tres variedades elaboradas por la fábrica llombaína mencionadas anteriormente queremos destacar la Valentivm Brown Ale, una cerveza tostada de alta fermentación, de color marrón oscuro, en la que predominan los sabores y aromas a maltas tostadas que recuerdan al caramelo y los frutos secos. Se trata de una cerveza de cuerpo medio y un contenido alcohólico del 5,7%, ideal para acompañar a carnes asadas o barbacoas.

Antiga Ale Conner

Botella de Antiga Ale ConnerFotografía cortesía de Antiga Artesana

Nuestra siguiente cerveza nos lleva a orillas de la Albufera de Valencia, concretamente a la localidad de Catarroja, donde desde hace algún tiempo la marca Antiga Artesana lleva fabricando sus cinco variedades de cervezas artesanales. Se trata de una pequeña cervecería que se muestra orgullosa de elaborar sus cervezas con agua, maltas, lúpulos y levaduras cuidadosamente seleccionadas, sin ningún tipo de aditivo, lo que hace que sus cervezas sean 100% naturales.

Y entre sus variedades, la más destacable es sin duda su Antiga Ale Conner, una pale ale de estilo inglés, de color ámbar, con matices de pasas, galleta y cítricos, y una graduación alcohólica del 5%. Pero no sólo la destacamos por su calidad y por el hecho de ser la primera cerveza elaborada por la marca, sino también por la curiosa historia detrás de su nombre.

Los Ale Conner eran funcionarios ingleses medievales encargados de determinar la calidad y la pureza de las ales inglesas. Cuenta la leyenda que acudían a las tabernas vestidos con pantalones de cuero. Vertían el contenido de sus pintas sobre el banco de madera donde se sentaban a degustar la cerveza. Si al levantarse sus pantalones hacían ruido de desgarrarse, determinaban que la cerveza no tenía la calidad apropiada.

Lacabra Francachela

Botella de Lacabra FrancachelaFotografía cortesía de Lacabra Beer

No podíamos concluir este listado de cervezas valencianas sin nombrar alguna de las varias marcas surgidas en la provincia de Castellón a lo largo de los últimos años. Muchos echaréis en falta la Badúm de Peñíscola o la Montmirà de L’Alcora, pero nos hemos querido quedar con La Cabra, sobre todo por su concepto muy singular.

Lacabra nació en Villarreal a principios de 2014 de la mano de Antonio, farmacéutico de profesión, y Héctor, estudiante de economía, que tras años de tontear con el mundo de la cerveza artesanal decidieron crear su marca propia. Pero no de cualquier manera, pues La Cabra funciona a modo de Gipsy Brewer, es decir, una pequeña marca sin fábrica propia que alquila instalaciones a otras cerveceras para elaborar sus propias recetas. Todo un reto productivo en el que la interacción y aprendizaje mutuo con otros cerveceros artesanos juega un papel importantísimo.

Y el máximo exponente de Lacabra es sin duda su primera cerveza, Francachela, una American Pale Ale con un 5,2% de graduación alcohólica y que este mismo año ha sido galardonada como la mejor cerveza pale ale española en los World Beer Awards. Se trata de una cerveza de tonos cobrizos, de notable amargor que acaba equilibrándose con sus toques frutales que le aportan cierto dulzor.

Fuente: Bon Viveur

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*