LÚPULO, LÚPULO Y MÁS LÚPULO

LÚPULO, LÚPULO Y MÁS LÚPULO
  • Comentarios de la entrada:Sin comentarios

La palabra “lúpulo” no deja de sonar desde que aparecieron las cervezas artesanas y desde hace poco, también han comenzado a utilizarla las cerveceras industriales.

Pero ¿qué es el lúpulo?

Lúpulo (Humulus lupulus) : planta trepadora, de la familia de las cannabáceas, con tallo sarmentoso de tres a cinco metros de largo y hojas similares a las de la vid. De sus flores, convenientemente secas, se obtiene la lupulina (polvo amarillo verdoso que se desprende de la flor femenina del lúpulo), que es la responsable del amargor de la cerveza, pero también de sabores y aromas, además, de ser un conservante natural.

El lúpulo es una de las materias primas clave para dar personalidad a una cerveza. Si la cervecera no lo contuviera, el sabor de ésta sería muy diferente a lo que reconocemos como cerveza, sería una bebida dulzona. Existe muchísima variedad de lúpulos y cada uno de ellos aporta unas características especiales a la cerveza. Conocer sus características es fundamental para conseguir la elaboración perfecta. Es el maestro cervecero el que consigue la combinación entre maltas y lúpulos, sacando lo mejor de cada uno de ellos.

Para que os hagáis una idea de la gran cantidad de lúpulos que existen, podéis observar la siguiente tabla, en la que se clasifican en lúpulos de aroma, de amargor o mixtos, en función de la característica principal que aporten a la cerveza.

Lúpulos

DE AROMA

Ahtanum, Amarillo, Amethist, Aurora, Beata, Bobek, Bouclier, Bramling Cross, Cascade, Citra, Crystal, Delta, East Kent Golding, Ella, Endeavour, Fkyer, Fuggle, Glacier, Golding, Hallertauer, Hersbrucker, Jester, Kazbek, Liberty, Lubelski, Mandarina Bavaria, Mosaic, Motueka, Mount Hood, Pacífic Gem, Palisado, Perle, Polaris, Progress, Riwaka, Saaz, Santiam, Saphir, Savinjski Golding, Smaragd, Sonnet, Sovereind, Spalt, Sterling, Strisselspalt, Summers, Sussex,Tettnanger, Topaz, Triskel, Vanguard, Vital, Wai-iti, WGV, Willamette,  

DE AMARGOR

Admiral, Agnus, Apollo, Archer, Atlas, Bravo, Brewers Gold, Bullion, Columbus, Galena, Green Bullet, Herkules, Horizon, Junga, Magnum, Marynka, Millenium, Newport, Northdown, Northern Brewer; Nugget, Pacífic, Pacícific Gem, Jade, Phoenix, Pilgrim, Pilot, Pionner, Pride of Ringwood, Southern Cross, Summit, Target.  

MIXTOS

Aramis, Belma, Boadicea, Calypso, Centennial, Challenger, Chinook, Cluster, Dr. Rudy, El Dorado, Extra Styrian Dana, First Gold, Galaxy, Nelson Sauvin, Premiant, Rakau, Simcoe, Sladek, Sorachi Ace, Sticklebract, Super Alpha, Sybilla, Waimea, Wakatu, Warrior,  

Planta del Lúpulo

El amargor de la cerveza proviene de la isomerización de los alfa y beta-ácidos que aporta el lúplo. La isomerización se produce durante la ebullición, y se trata básicamente de una disolución de los alfa-ácidos a causa del calor y los tiempos de ebullición. Cuanto más tiempo esté hirviendo, más amargor proporcionará el lúpulo, alcanzando su máximo rendimiento a los 90 minutos de ebullición.  Los alfa- y beta-ácidos también son antisépticos, impidiendo la formación de bacterias y prologando la vida de la cerveza.

Los lúpulos también contienen otras sustancias como:

  • Aceites esenciales, responsables del aroma y sabor y de la cerveza. Se han detectado unos 250 tipos de aceites esenciales diferentes en los lúpulos.
  • Esteres, que se forman durante el proceso de fermentación y que son responsables de los sabores afrutados.

Otra cuestión interesante, respecto a los lúpulos, es el tipo de característica que aporta a la cerveza en función del modo en que se añada a la cerveza. Como se ha mencionado, los lúpulos se añaden durante la cocción del mosto de malta para aportar el amargor., pero podemos obtener otras características propias de cada uno de ellos, como sabores y aromas.

Para obtener los aromas, se pueden seguir distintos métodos:

  • Añadir el lúpulo durante los últimos 5 minutos de cocción. Este lúpulo apenas aportará amargor, ya que en tan poco tiempo, apenas habrá isomerización.
  • Empleando la técnica “Hop Back”, que consiste en hacer pasar el mosto caliente, una vez finalzada la cocción, por un contenedor hermético lleno de lúpulo, permitiendo transferir los aromas y aceites, evitando su evaporación durante la cocción.
  • A través del “Dry-hopping”, que significaría algo así como “lupulando en seco” y consiste en poner el lúpulo en contacto con la cerveza, una vez finalizada la fermentación y en frío..

En las cervezas artesanas, el protagonista principal suele ser el lúpulo. Son sorprendentes los aromas y sabores que llegan al paladar, pero para ello, debemos tomar la cerveza lo más “fresca “posible. Con frescura  hacemos referencia a la potencia que pueda tener un lúpulo en aroma o en sabor, dado que  cuanto más tiempo esté embotellada una cerveza,  más se oxidará y más fragancia perderá.

Es por ello, por lo que en las cervezas lupuladas, es mejor apostar por la cerveza local.

Os aseguramos que para Antiga, la frescura de la cerveza es una de nuestras prioridades, y para ello, producimos en función de la demanda, consiguiendo que las cervezas que salen de nuestra nave en Catarroja, lleguen a su destino antes del primer mes de su elaboración.

Cerveza bien fresca

Deja una respuesta